Seguinos en las redes sociales

Con educación y acompañamiento superó barreras y descubre lo mejor de la vida

Lucas tiene 29 años. Con 28, estaba en la edad límite para postularse a la formación de Futuros Programadores, una capacitación con acompañamiento personalizado que León ofrece junto con la empresa tucumana Infomanager y el apoyo de la Fundación Macro a jóvenes que tienen menos oportunidades para dar con su primer empleo.

 

Lucas se postuló. Fue seleccionado y hoy, gracias a su rendimiento en el curso y a sus condiciones para programar, está por empezar a trabajar en el equipo de Infomanager.

 

Me confirmaron que había sido seleccionado justo el 21 de abril, cuando se cumplía un año del fallecimiento de mi mamá”, destaca Lucas. “Fue un regalo del cielo”, confirma el joven, que reside en el barrio Tiro Federal junto con sus dos hermanos, de 12 y 14 años y con quien fuera la pareja de su mamá

 

Uno de mis sueños ya está cumplido: estaba sin trabajo y gracias a la fundación y a Infomanager puedo decir que tengo un trabajo y estabilidad económica. Estoy muy contento y feliz”, celebra el programador.

 

La formación y la educación en una persona es lo que hace que una vez que seamos adultos y responsables, con valores que vienen de la casa, andemos por el buen camino”, asegura y remarca que “siempre les inculco a mis hermanitos que aprovechen bien el tiempo y que estudien. Para terminar sus estudios en tiempo y forma. Y que no les pase como a mí”, cuenta Lucas y frena antes de recordar aquellos años de confusiones que padeció y a los que hoy mira desde lejos.

 

Yo había hecho la Primaria pero a la Secundaria la dejé. Estaba teniendo problemas, me agarró la rebeldía, me fui a vivir a la casa de mi abuela y me dediqué a tomar alcohol. A los 18 puse un alto, me pregunté ¿qué estoy haciendo?”, rememora Lucas. “Ahora estoy bien. Sé que mis padres, a quienes ya no tengo conmigo, me están guiando en cada momento”, agrega.

 

Un día decidí terminar el Secundario y hacer un acelerado, de noche, en la escuela ´Lídoro Quinteros´. Quise seguir estudiando más y me anoté en una tecnicatura Superior en Programación de Software. Este año la termino”, comparte el protagonista.

 

Actualmente a los 29 estoy orientado y sé lo que quiero, pero me hubiese gustado hacerlo antes. Son enseñanzas que da la vida para que uno pueda transmitirles a los demás para que lo tomen de la mejor manera, como consejos”, sostiene Lucas.  Y reflexiona: “La situación en Argentina es muy complicada. Lo mejor que puede hacer uno es estudiar. Cualquier trabajo dignifica, pero es mejor conseguirlo teniendo estudios”, reflexiona.

 

“A mí de chico me gustaron las computadoras. Siempre me llamaron la atención. A la Programación la descubrí en la tecnicatura. El curso que me ofreció la fundación con Infomanager fue una experiencia muy linda; el profe Ariel nos enseñó muy bien y nos mantuvo unidos como grupo para afrontar los desafíos. El acompañamiento que tuvimos dentro del cursado fue muy bueno también. Naty (Natalia Agüero, encargada de acompañamiento de Lucas)siempre estuvo pendiente de nosotros, con mensajes y atenta para lo que necesitáramos”, elogió el joven.

 

A las chicas y los chicos que estén en problemas o confundidos, les puedo decir que no se rindan. Que estudien. Y todo será mejor”, cierra la charla Lucas, que disfruta de las oportunidades que le dan la educación y el acompañamiento sostenido. Y agradece, mirando al cielo.

Un Comentario

  • Sonia dice:

    Felicito a Lucas por su fortaleza y sus ganas de superarse y la verdad a Fundación León ,la conocí ,atravez de la enfermedad de mí madre ,un excelente grupo de contención para quienes tenemos un familiar enfermo ,los felicito por lo que hacen !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Hello!

Click one of our representatives below to chat on WhatsApp or send us an email to [email protected]

× Chateá con LEÓN