Maipú 452, S.M. de Tucumán | ARGENTINA | +(54 381) 317-2792 | Lun-Vie:  8:00 - 20:00 hs.

Mujeres programadoras: la lucha por un lugar, en voces de una egresada y una ingresante a un proyecto de León

Confirmar su presencia y su rol en el mundo de las tecnologías es otra de las luchas en las que las mujeres alzan su bandera.
Según datos de la UNESCO, en los últimos 15 años disminuyó a nivel mundial la participación de las mujeres en trabajos vinculados con las tecnologías digitales y también en la ciencia y carreras científicas.
La igualdad de género como un derecho humano fundamental y base para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible se ha vuelto un Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y es un llamado de atención para seguir actuando en esta línea.

Sofía Vargas y María Paula Luna (ambas de 22 años) dan testimonio de esa fuerza femenina para generar cambios en la realidad. Ambas fueron protagonistas en un nuevo acto del Proyecto Futuros Programadores que Fundación León realizó en el Hotel Hilton, para entregar certificados a quienes culminaron la capacitación en la empresa Sigmma y dar la bienvenida a otro grupo de jóvenes, que se formará en lenguajes informáticos, en Infomanager.

 

De a poco va cambiando la realidad. Veo que está creciendo la presencia de la mujer en estos ámbitos. Yo estudio Ingeniería en Sistemas en la UTN y debemos ser cinco o seis chicas en un curso de 70 alumnos, antes había menos, o ninguna“, expresa Sofía. “Pienso que animarse es la clave. Porque todavía sigue siendo todo un tema el de la presencia de la mujer en ciertos espacios. Hasta se sigue pensando que la ingeniería es solo para hombres o que las mujeres no servimos para programar“, hace su lectura la joven, que se enteró del proyecto de León “por un amigo que hizo la misma capacitación con León y me mandó la invitación, sabiendo que yo estudio ingeniería y que me gusta todo esto“.
Me capacité en Sigmma durante seis meses muy intensos. Y fue una experiencia muy buena. Me ayudó mucho el apoyo y la ayuda de mis compañeros“, destaca Sofi, quien asistió al acto de colación junto con su papá. “Mi familia siempre me apoyó y alentó a que hiciera que lo que a mi me gustara“, remarca.

Para Sofía, a diferencia de los hombres programadores, “las mujeres pensamos diferentes y tenemos otras miradas que nos llevan a resolver los problemas de otra manera, no somos mejores ni peores que los hombres, solo tenemos miradas diferentes” y cuenta que en Sigmma aprendió “fundamentos de Programación y otros temas“, que le permitieron desarrollar una plataforma de E-commerce para vender por internet. “Mi sueño es trabajar como programadora y que no se discrimine más a nadie por ser mujer. No es fácil para las mujeres escalar en este ambiente. Me gustaría transmitirle a otras mujeres que se animen, a la Programación, a las Ingenierías, porque somos capaces. Que no se dejen llevar por los prejuicios o intentos de bajonearlas“, sentenció.

Para María Paula, el camino comienza ahora. “En el verano hice un curso de Java en la UNT y la profe que tenía había estado en esta propuesta de León, entonces me alentó mucho y me sumé. Voy a comenzar el curso en la empresa Infomanager. Por eso, estoy muy contenta y agradecida“, afirma la joven, que se confiesa “amante de la Programación“. “Todo comenzó hace dos años, cuando conocí a un grupo de programadores y me contaron lo que hacían. Me pareció interesante y me gustó mucho“, recuerda.

Antes de conocer el mundo de las tecnologías, María Paula cursaba la Licenciatura en Ciencias Biológicas en el Instituto “Miguel Lillo”, de la UNT. “Mis compañeras no podían creer el cambio de carrera que hacía. Pero me entendieron y apoyaron“, dice. Agrega que sueña con “ingresar a una empresa y trabajar en su web, aplicar en ese aspecto conocimientos de Programación“.
De mi paso por el Lillo me quedo con que hace falta vincular las herramientas de la tecnología a sus áreas y sistematizar todo“, asegura.

 

En la misma línea con el pensamiento de Sofía, para María Paula “la mujer debe animarse más. Está buenísimo que empiecen a sumarse a cursar carreras en las que casi nunca hubo mujeres y a luchar por espacios como los de Programación“.

Luego del acto y de la charla con la web de León, Sofía y María Paula siguen su camino. Sofi seguirá analizando una propuesta laboral que le llegó. Y “Pauli”, esperará aprovechar la gran oportunidad que deseó y encontró.

Ellas, ya programan su futuro, con el acompañamiento de León.

APUNTES
Según datos del Keil Institute (Instituto para la Economía Mundial) en la Argentina hay sólo 15 mujeres cada 100 varones trabajando en alta tecnología.

La situación cambia en países como Japón donde, considerando la población total, la proporción de mujeres empleadas en empresas de alta tecnología es incluso algo mayor que la de los varones.

En Argentina, el Ministerio de Educación de la Nación, a través del Programa Mujeres Programadoras, promueve la igualdad de oportunidades, la participación efectiva y el empoderamiento de niñas, jóvenes y mujeres en actividades relacionadas con la educación digital y la programación.

Más enlaces relacionados
http://educacion.jujuy.gob.ar/2019/06/04/alumnas-presentaran-proyecto-denominado-108-mujeres-programadoras-en-caba/

http://www.chicasprogramadoras.club/

https://www.clarin.com/sociedad/programar-futuro_0_SkRAt1gmQ.html

Comunicación

Deja tu Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *