Maipú 452, S.M. de Tucumán | ARGENTINA | +(54 381) 431 0160 | Lun-Vie:  8:00 - 20:00 hs.

  • gallery
  • gallery
  • gallery
  • gallery
  • gallery

Alzheimer en Tucumán: Oscar nunca tiene un mal día

“​…a mi maneeeeeeeera…”  Al son del canto de Alberto Ríos, el artista invitado para la ocasión, Oscar remata con pasión una de sus canciones favoritas. Se cantó tres en una tarde. Una tarde distinta, muy especial, que lo tuvo como protagonista a él y a otras 30 personas más con Alzheimer o alguna otra demencia a quienes Fundación León convocó para la primera edición de “Café con Alma” en Tucumán.

Se trata de una merienda exclusiva para personas con Alzheimer, para que puedan compartir lindos momentos con sus familias, amigos o cuidadores; además de la merienda, se ofrecen charlas de Salud y un show musical de tangos o boleros”, explica la dinámica de “Café con Alma” la coordinadora del proyecto, María Sancho Alfonso. “Café…” sucederá los últimos jueves de cada mes en el primer Bar Amigable con el Alzheimer, “Shophie”, ubicado en Chacabuco 30. El evento es para todo público que quiera sensibilizarse sobre el Alzheimer y conocer más de esta enfermedad que afecta a 47 millones de personas en el mundo y a 750 mil en Argentina.

Nunca un mal día
Oscar Alberto Lai convive con demencia tipo multiinfarto desde hace cuatro años. Es agrimensor y dedicó su vida laboral a su profesión. Además, es fanático del rugby. Jugó en Los Tarcos. Fue dirigente de los Rojos también. Allí, para todos, es el “Chato” Lai.

Dice tener “43 años”. Pero de inmediato le retrucan: “Del segundo tiempo, ja; tiene 73”. La aclaración la hace Gabriel, quien junto a José son los acompañantes terapéuticos de Oscar. Conforman un trío único. “Los extraño cuando no me visitan”, se lamenta Oscar, que recibe la visita de sus compañeros de vida tres veces a la semana y que afirma no tener hijos: “Sólo nietos”, dice.

Don Oscar es un personaje. Un gran tipo. Vemos cómo cambió su vida, para bien. Antes era un tipo depresivo que estaba frente a la tele todo el día; hoy es más activo y participativo, sale y se relaciona, gracias a las técnicas de estimulación cognitiva con las que le hacemos trabajar la atención y la memoria”, destaca José. “Llenamos de carteles su casa para que se oriente, además usamos recursos tecnológicos, como celulares o tablets, le hacen bien”, agrega. Para José, acompañar “es poner el alma y el cuerpo; a veces la convivencia es una montaña rusa”. En tanto, Gabriel asegura que se trata de “hacer el bien al otro”.


Para Oscar Lai el acompañamiento es vital. Le hace bien. Por eso canta. En Café con Alma. Y sigue viviendo. Sonriendo. Luchando contra el olvido, día a día. A su manera…

Comunicación

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *